La majestuosidad de la Catedral de Chihuahua trasciende en todo el país

La majestuosidad de la Catedral de Chihuahua trasciende en todo el país

25 de mayo

175visitas 12:03pm

La catedral de Chihuahua es el templo sede de la Arquidiócesis de Chihuahua y es considerada como el monumento religioso de estilo barroco más importante en el norte del país. Su construcción inicio en el año de 1725 como templo parroquial dedicado a San Francisco de Asís y Nuestra Señora de la Regla.

Según el periódico digital Cambio 16, aún se encuentran los planos originales en el Archivo de las Indias (como se denominaba a la Nueva Vizcalla), en España, así como en un antiguo libro escrito por Clara Bargelini que se encuentra resguardado en el Archivo Histórico de la Ciudad.

En cuanto al inicio de la construcción, se cuenta que distintos grupos de la ciudad ( que en aquel entonces era de entre seis mil o siete mil personas), reunieron una cantidad de donativos, pero que al ser tal cantidad insuficiente se comenzó a cobrar un impuesto a mineros y mercaderes, de un real por cada marco de plata extraído.

En el Archivo Histórico de la Ciudad, también se encuentra el dato de cuantas personas comenzaron con la edificación y la bitácora de testigo de las primeras bases y diseños arquitectónicos de la obra, donde se explica que el arquitecto Antonio de Naba comenzó la edificación con el apoyo de ocho arquitectos más.

Dentro de sus características técnicas principales la parte principal consta de tres cuerpos superpuestos y claramente diferenciados por cornisas y sobre todo por el diseño de sus columnas, todas ellas estípites que se engrosan en el centro en relación a su basa y capitel.

Los primeros dos cuerpos cuentan con seis columnas, tres a cada lado de la calle central; mientras que el tercer cuerpo solo tiene una a cada lado ya que la portada reduce su ancho a manera de remate. Entre cada columna en las dos calles laterales se encuentran nichos que albergan las estatuas de los doce apóstoles, pero excluyendo a San Matías e incluyendo a San Pablo.

En su interior cuenta con estilo barroco, cuenta con 3 naves, la principal y dos laterales, así como dos cruceros, levantándose a cúpula ochavada, en cuyas pechinas están las imágenes que representan a los cuatro doctores de la iglesia.

El altar mayor está realizado bellamente en cantera y es de estilo barroco estípite, con profusa decoración en el copete. El altar principal está diseñado en mármol de Carrara y está ubicado frente a la calle principal del retablo mayor.

La catedral cuenta con un total de seis altares laterales, tres del lado del evangelio (izquierda viendo hacia el alta mayor), tres del lado de la espístola (derecha viendo hacia el altar mayor); todos realizados en cantera de estilo neoclásico, los dos más grandes están colocados en cada uno de los dos cruceros, y otros dos en cada una de las dos naves.

Los altares del lado del Evangelio están dedicados a San José, la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de Guadalupe; los del lado de la epístola a Nuestra Señora de los Dolores, a la Inmaculada Concepción y a Nuestra Señora del Carmen.

Cuenta con un bello retablo dorado, realizado en estilo barroco estípite. Al centro de éste, está la imagen del famoso Cristo de Mapimí. Es réplica del original de Mapimí. Fue donado por la familia Irigoya y llevado a la catedral desde la Ciudad de Cuencamé. Es el único retablo de madera que posé la catedral. Es del siglo XVIII.

Según Jorge Carrera Robles, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la catedral de Chihuahua es la edificación religiosa más relevante de los dos mil 400 monumentos históricos del estado, pues es testigo de muchos acontecimientos que formaron su historia.

En una entrevista para Cambio 16, explicó que más allá de su implicación religiosa, es un edificio que desde el inicio de su construcción siempre ha estado en uso activo, a pesar de ser un proyecto arquitectónico colosal para la población chihuahuense de esa época.

“Tan sólo su cimentación es de muros de más de seis metros de ancho a seis metros de profundidad, que requirió el acarreo de miles de piedras, cal y arena desde el rio pues no había grúas, solo malacates rudimentarios”, detalló.

Además del tipo de cantera utilizado, destaca la armonía lograda en el edificio con proporcionalidade muy equilibradas y la riqueza de los mensajes en el discurso evangelizador que tenía encomendado y la majestuosidad de sus campanarios”, expresó.

ooo---000---ooo