Municipios > La misteriosa y popular leyenda de "La Pascualita"

La misteriosa y popular leyenda de "La Pascualita"

6 de abril

203visitas 11:57am

Por Vinculación

"La Pascualita" o "La Chonita", apareció en las vidrieras de la conocida tienda chihuahuense "La Popular" el 25 de marzo de 1930.

Según cuenta la gente, la dueña de esta tienda Pascuala Esparza tenía una hermosa hija quien se hiba a casar con el amor de su vida. Trágicamente el día de sus nupcias una viuda negra la picó en un brazo y no la pudieron salvar, por lo que la hija de Doña Pascuala murió con su vestido de novia.

Pascuala Esparza quedó tan afectada por el suceso, que quizó preservar el cuepo de su hija momificandolo y colocandolo en la vidriera del negocio de modo que siempre estuviera ahí, recordándola como la bella novia que lucía aquel día.

Días después los vecinos del lugar se empezarón a sentir muy incomodos al pasar por la calle y ver la misteriosa figura a lo que empezaron a quejarse con las autoridades sobre la locura de Doña Pascuala, a lo que ella siempre negaba agregando que la figura no era su hija, si no un simple maniquí que habían traído desde Francia, a lo que las personas que conocieron a su hija refutaban inmediatamente.

Con los años, la historia se convirtió en leyenda y un que otro cuento de fantasía de la imaginación, como que algunas noches se acerca al aparador de "La Pascualita" un mago francés enamorado de la figura que mediante un ritual de amor revive a la hija de Doña Pascuala para bailar toda la noche y declararse mutuamente su amor imposible.

También existen toda una serie de cuentos espeluznantes de que su mirada sigue a los clientes que se acercan en la tienda, o que cambian de posisión cuándo nadie está mirando.

La popularidad de " la novia de Chihuahua" aumentó a finales de los 60`s cuando falleció la dueña y aumentaron los signos de actividad paranormal en la tienda, provocando la renuncia de empleados que objetaban que era imposible laborar en el local argumentando que la figura se movía sola.

Al actual propietario de la tienda, Mario González, le encanta mantener viva la leyenda. Dos veces por semana cambian su ropa tras las cortinas, como para preservar su pudor; incluso un empleado llegó a contar que la figura desnuda para nada es de un maniquí.

Para algunos fanáticos "La Pascualita" se ha convertido en objeto de peticiones, es frecuente pasar por la banqueta del local y ver a los pies de la figura adornos florales, veladoras y estampas de santos con oraciones solicitando milagros.

ooo---000---ooo