Los menonitas, factor cultural clave en Chihuahua

3 de abril

36visitas 05:34pm

Por Vinculación

Transcurría el año de 1922 cuando llegaron al estado de Chihuahua hombres y mujeres de tez rosada y ojos claros los cuales se caracterizaban por su laboriosidad, pacifismo y apego a sus principios religiosos.

Fue en los tiempo del Presidente Álvaro Obregón que esta comunidad arribó a tierras chihuahuenses y al preguntarles el motivo de su visita expresaron que huyeron de las presiones que ejercían en Inglaterra para prestar el servicio militar.

El gobierno de Obregón los invitó a habitar las tierras del suroeste del estado vendiendoles 100 mil hectáreas del latifundio de Zuloaga, entre los municipios de Cuauhtémoc, Namiquipa y Riva Palacio.

Fueron un total de mil 373 familias menonitas las que llegaron de Canadá a Chihuahua y se dividieron en dos grandes colonias; Manitoba con cuarenta aldeas y Swinft Curent con diecisiete. Establecieron un gobierno local teocrático, encomendado a los obispos la vigilancia de la educación y la pureza de la doctrina.

Esta comunidad se caracterizó por ser un grupo cerrado y de poca comunicación con pueblos aledaños, esto en parte debido a la diferencia de idioma y la religión.

Incluso se escuchaba entre personas de comunidades cercanas, que al entrar a estos lugares parecía que se retrocedía en el tiempo a la europa medieval ya que, hasta hace algunas décadas se negaban a utilizar herramientas eléctricas o de combustión interna.

En el marco de sus vestimentas los menonitas tienen elementos resaltables como que aún conservan sus atuendos antiguos, particularmente en las mujeres, quienes todavía portan sencillos vestidos en colores obscuros, reminiscencias de costumbres y trajes del siglo XVI del norte de Europa.

Cabe señalar que aunque respetan mucho sus costumbres antiguas, los actuales menonitas saben de la importancia del transporte por lo que es común verlos en potentes camionetas de gran estampa, especialmente para trasladar las vastas cantidades de productos que cosechan.

Es fácil identificar a esta etnia con el trabajo de la leche pues siempre han sobresalido en este rubro gracias a la excelente calidad de sus productos lácteos y sólidos como el queso, la mantequilla y la crema, siendo el sabor tan especial de sus productos lo que les ha dado fama internacional.

Las autoridades mexicanas han sido muy flexibles con la comunidad, pues permiten que tenga una educación diferente a la que plantea el Sistema Nacional de Educación, respetando sus creencias y costumbres. Incluso se entona los lunes el himno nacional en el dialecto alemán en el cual los menonitas se comunican.

También han destacado en la fabricación de maquinaria agrícola, estufas, calentadores y muebles, así como en la administración de comercios y restaurantes.

Se estima que en la actualidad habitan en el país cerca de 90 mil menonitas, según una publicación del sitio Fundación Unam.

ooo---000---ooo

Todo sobre Cuauhtémoc: